La ideología de izquierdas: el gran peligro para la humanidad

Publicado: 29 julio, 2010 en Iglesia, Laicismo, Pensamiento, Política

En los diarios encontraremos un sin fin de noticias en portada que bien poco ocupan o preocupan a la sociedad. Ocurre lo mismo con el mensaje general de los políticos, lo que centra su interés poco importa al ciudadano, más dado en sobrevivir y en buscar la estabilidad en su existencia. Sin embargo, hay noticias que no aparecen en portada ni en el mensaje diario de los políticos; quizá sólo algún artículo oculto en la mitad de un periódico nos informa y nos avisa de lo que en realidad nos afecta. En el contexto occidental viene dándose, de modo especial en las últimas décadas, una guerra cultural contra el cristianismo. Esta confrontación contra la religión cristiana y sus valores cobran mayor virulencia en determinados países, y España es uno de ellos.

 

Esta guerra nos incumbe porque en ella se pone en juego lo que somos. La izquierda, que desde su nacimiento tiene por meta la creación de una sociedad nueva surgida de los escombros del cristianismo, tiene en la ideología una especie de fuerza redentora que liberará a la humanidad de su esclavitud. En su utópico propósito no se cansa de repetir cómo son y cómo deben ser el mundo y el ser humano mediante políticas coercitivas y contrarias a la dignidad y a la trascendencia de la persona. Es indudable que el cristianismo se extiende más allá de la fe, ya que con sus valores informa la cultura misma, las leyes y la conducta humana. Esta es la razón por la cual la izquierda, pura ideología – salvadora –, odia al cristianismo, porque como bien dice Gramsci, éste es el único gran intelectual orgánico que presenta un sistema veraz del hombre y del mundo.    

 

La izquierda no puede ni podrá edificar su nuevo mundo si antes no termina con el cristianismo y. por ende, con la Iglesia y para eso no escatima esfuerzos, ni manipulación ni totalitarismo allí donde aparece como la única forma de regir el devenir humano. El hombre que surge de la ideología muestra rasgos bien diferenciados respecto de los hijos del cristianismo: es intelectualmente individualista, concibe la realidad desde una perspectiva materialista, y estéticamente se comporta como un narciso. La sociedad que construye el pensamiento ideológico se edifica sobre el estamento de los derechos sin obligaciones y sobre la aniquilación de lo ético-moral como guía de la praxis. Y basta con pasearse por una escuela pública de España para cerciorarse que estos son los puntos clave de la ecuación de nuestros hijos.  

 

En las últimas horas se han escrito océanos de tinta sobre las consecuencias de la prohibición del toro en España y la verdad es que produce grima ver tanto anormal esputando bagatelas, cuando lo realmente dañoso, no sólo para la unidad nacional, sino también para el hombre es la destrucción de la tradición cristiana mediante la ignorancia vertida desde la izquierda. Puede haber futuro más allá del toro, pero no si se desbarata nuestra tradición cultural, cimentada básicamente por el pensamiento greco-romano y judeo-cristiano. El laicismo, armado desde la necedad y la estulticia, necesita fomentar la cultura de la desvinculación y partir del año 0, y para eso se requiere la exención del cristianismo. Y éste, a diferencia del toro, es lo único que tiene capacidad para crear conciencia de vínculo. Así que aquellos que lloran por el adiós de España con la prohibición de las corridas, aunque sólo sea por la febril necesidad del nacionalismo, les exhortaría a defender aquello que de sano pueda quedar en sus afectadas quijoteras.

 

La izquierda está obteniendo importantes réditos en la desnaturalización de la moral, incluso en aquellos que ven a esa como una enemiga. La verdad, aunque nunca perecerá, está quejosa, pues una gruesa tela de relativismo la cubre, y la primera consecuencia de la duda sobre la verdad es la ausencia o la no manifestación del bien. Ante este estado de cosas hay que apostar decididamente por la lucha en defensa de nuestra tradición cristiana, para recuperar el sentido de la vida y la de su concepto como bien constitutivo basado en el bien y en la verdad. Y el mejor modo de plantar cara a la ideología del nuevo mundo es presentar uno con sentido forjado en la razón, en la lógica de la ley natural y en la verdad revelada. Si hacemos esto la victoria es nuestra porque la ideología de izquierdas – y su mundo – es errónea y perjudicial, y esto es tan evidente que hasta su oligarquía lo sabe: la izquierda es para el pueblo esclavizado, los señores están al margen de sus consecuencias.

comentarios
  1. Kairos dice:

    Excelente artículo Joan. Dirigido a lo que de verdad importa. Efectivamente medios y políticos se centran en «distractores» de lo importante. No está de más centrar el debate.

  2. Ivan Gutierrez dice:

    el darwinismo individualista al que nos somete la ideologia de libre mercado es lo mas peligroso que hay, por eso fue que el joven rico no pudo seguir a Jesus. es el mas claro ejemplo, ay de vosotros los ricos por que ya habeis sido saciados. Felices los pobres por que de ellos sera el reino de los cielos.

  3. […] This post was mentioned on Twitter by REGINA VIARUM, REGINA VIARUM. REGINA VIARUM said: La ideología de izquierdas: el gran peligro para la humanidad http://bit.ly/9JTnR0 /cc @feedly Excelente artículo de Joan Figuerola […]

  4. Saludos Kairos e Iván, muchas gracias por vuestros comentarios.

  5. hector dice:

    que el cristianismo fomente bases éticas, no significa que cristiano es sólo aquel que obra en el bien, o que aquel que obra con bondad sea un católico por eso.. basicamente basta con creer que dios existe y algo mas, para ser un catolico.. lo que seria dar como evidente lo incomprobable..
    es decir, si hay una guerra cultural contra el catolicismo no dudo que debe ser porque éstos no saben separar «creencia» de «moral» .. no existen los valores del catolicismo, existen los valores en sí. ahora que el catolicismo los impulse en su doctrina corre por otro lado
    tampoco hace falta ser un cristiano para contar desde el supuesto año 0 del cristianismo
    ni menos serlo para realizar algún tipo de costumbre

    sin duda está siendo cada vez más despreciable la forma en que se brinda la información en los periódicos, sin duda el izquierdismo es un movimiento ideológico y sin duda el laicismo es producto de la necedad, pero me sorprende notar todavía ciertas intenciones de contradecir lo que planteo al principio, pues de ser así, su información también resultaría ideológica y despreciable, y también producto de la necedad

  6. Saludos Hector. Gracias por tu comentario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s