La pederastia debe condenarse sin distinciones

Publicado: 14 abril, 2010 en Sexualidad

El trato que se ofrece a los pederastas es, sorprendentemente, arbitrario y parcial. No se juzga con los mismos ojos si quien abusa de un menor es un sacerdote o un ‘artista’. El realizador Pedro Almodóvar tiene dos películas en su filmografía en las que se aproxima a la pederastia de dos modos bien distintos. En ¿Qué hecho yo para Mercer esto?, Javier Gurruchaga encarna el papel de un dentista pedófilo que se pone de acuerdo con un niño de unos 9 años y con la madre de éste para mantener una relación con el menor. La visión que nos ofrece el director manchego de esta relación es, cuanto menos, idílica; en cambio, en La mala educación, realizada veinte años después, la pederastia ya no es presentada como buena y deleitosa, sino como algo sórdido y despreciable, pues sus perversos ejecutores son sacerdotes de la Iglesia católica.   

 

La incitación al abuso sexual de menores produce escalofríos, pero más cuando su condena no es ecuánime e, incluso, se aprueba en determinados estamentos o sectores laicistas. Como recuerda Ferran Sáez, profesor en la Universidad Ramon Llull, en un artículo en el diario AVUI, en 1978 Brooke Shields, que por entonces tenía 12 años, protagoniza La petite, un filme del realizador francés Louis Malle, icono cultural de la izquierda europea, en la que aparece desnuda manteniendo relaciones sexuales con adultos. Un año después, en 1979, la Orquesta Mondragón, liderada por el ya mencionado Gurruchaga, editó su primer trabajo, Muñeca hinchable. Una de las canciones del disco, El hombre de los caramelos, cuya letra es de Haro Ibars, homosexual y politoxicómano que falleció de Sida en 1988, decía: “El hombre de los caramelos (…) a la puerta del colegio / espera para hacerte feliz. / Y si deseas con él disfrutar / no te debes, niño, asustar. / Él tiene siempre lo que te hará gozar”.

 

Estos son ejemplos del trato imparcial que se hace de una de las lacras de nuestra sociedad. No se puede distinguir una pederastia glamorosa y una pederastia despreciable: la pederastia debe condenarse, sea el pederasta un sacerdote como el fundador de los Legionarios de Cristo o un homosexual como el líder de la Orquesta Mondragón.      

comentarios
  1. PabloDF dice:

    Los casos en que una obra de ficción muestra la pederastia bajo una luz favorable son irrelevantes. Salvo los contados casos de artistas y famosos a los que una cierta parte de la sociedad les perdona todo o casi todo, la pederastia en el mundo real está vista como lo que es, una espantosa aberración, por prácticamente todos.

    Sabes muy bien que el asunto no es si los sacerdotes son pederastas, sino que los sacerdotes pederastas son ocultados por la Iglesia. (Iba a escribir que son «protegidos», pero en realidad no es así. La Iglesia debería proteger a los pederastas de sí mismos, quitándoles inmediatamente acceso a los niños y entrégandolos a la justicia para que no continúen hundiéndose en su enfermedad sexual.) «Trato imparcial» es condenar los pecados de los demás mientras tapas los tuyos a base de mudanzas forzadas o arreglos monetarios extrajudiciales.

  2. ROSSY dice:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo, el daño al menor es el mismo cometido por la persona que sea.

    No debería de haber canciones en las que se insinué o mencione cosas como (el que disfrutaras ) no lo veo nada adecuado. Lo correcto seria si al mencionarlo, se advirtiera también en la letra de la canción, del peligro que tiene los niños, cuando un desconocido les ofrece regalos.

    Lo del caso de la película, es para demostrar como hay padres, que por dinero son capaces de ofrecer a sus hijos para el disfrute sexual de otros.

    Pero lo mas horroroso de estos casos, es que hay países, en que se vende a los hijos para la prostitución y el gobierno no hace absolutamente nada. ¿Como un padre, modelo en el trato con sus hijos y estricto en su educación, puede irse a otros países, para tener relaciones sexuales con niños ? Esto por muy duro que suene, ocurre diariamente en muchicimos lugares del mundo.

    Que triste pero cierto son los pederastas; Que les lleva su enfermedad, ha tener dos personalidades tan distintas; Causando tanto daño y dolor a muchos niños!!

  3. Ajayu Icaro dice:

    Bueno, en mi opinión sólo puedo comentar las referencias a Almodóvar ya que las otras películas no las vi. En «qué hice yo para mecerer esto», Almodóvar se muestra bastante satírico, pese a lo trágico de la historia. La relación pedófila del dentista se muestra grotesca, en ningún momento creo que sea una apología de la pederastía. Si bien el doctor no es castigado, muchos de los personajes de Almodóvar no reciben el castigo merecido o bien viven mucha tragedia pese a ser personas gentiles. Su rol no es forzosamente moralizador, y esta película en específico es llevada hasta el absurdo de la situación con la niña telépata, sus habilidades son introducidas casi sin razón alguna, por el tono absurdo de varias de las situaciones. En todo caso, la mayor parte de los protagonistas (si no todos) son de moral muy dudosa y una imitación de esos tipos de vida no sería en ningún caso recomendable. Desde mi punto de vista, el contenido de estos dos filmes no implica la ausencia de falta cometida cuando el culpable es laico y la demonización del mismo cuando es religioso, simplemente son dos circunstancias, dos acercamientos y dos tonos distintos tanto en la situación específica de la pedofilia como en el ambiente general de las películas.

  4. zambullida dice:

    No recordaba yo esa letra de la Orquesta Mondragón… Interesante, muy interesante. En esta sociedad nuestra, no se mide a todos por el mismo rasero y hay algunos que parecen caer más simpáticos que otros y a estos últimos se les tolera todo. Recuerdo otra película de Almodóvar, «Hable con ella», en la que un enfermero violaba sistemáticamente a una enferma en coma de la que supuestamente estaba enamorado. A la gente la peli les pareció preciosa y los actos sexuales de Javier Cámara con Leonor Watling, que permanecía inerme en una camilla mientras su cuidador liberaba sus bajas pasiones, inocentes. Yo les preguntaba: «Si tuvieras una hija en ese estado, ¿te gustaría que su enfermero abusara de ella?» Se callaban, no sabían qué decir; claro tratándose de su hija, las cosas cambiaban y perdían el candor que ellos habían vislumbrado en el film. En fin…

    Además, el anticlericalismo está de moda, es lo más «in», lo más «cool».

  5. Liberto dice:

    Joanet, majo, una cosa son las historias de ficción, o sea, las películas, novelas y demás, y otra, muy distinta, la realidad.
    Gurruchaga y Almodóvar no son pederastas, Maciel sí (hasta su fallecimiento). Y Ratzinger (o Rouco, sin saiir de España) ha encubierto los delitos de pederastia de Maciel y de tantos otros. El encubrimiento de un delito es un delito de encubrimiento y está penado con prisión de hasta 4 años o más en los distintos países. Esta es, desgraciadamente, la realidad, muy poco glamourosa.

    Es sorprendente que un chico tan inteligente y culto como tú cometa errores de este calibre. Algo deben significar esos errores y te convendría dilucidarlo. Tómalo como trabajo para casa. Diez líneas deberían ser suficientes.

  6. Saludos, gracias a todos por comentar.

    Liberto: repasa la hemeroteca sobre Gurruchaga y la pederastia.

    Como productor audiovisual conozco muy de cerca – por trabajo – a personas muy cercanas a este «artista» y podría decirte muchas cosas sobre su actividad sexual y su desenfrenada relación con niños varones.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s