Evolución creativa (I)

Publicado: 16 febrero, 2010 en Ciencia

La idea esencial de la evolución creativa es que la mayor parte de las veces, las nuevas especies surgen a través de actos creativos de la conciencia. Esta creatividad biológica tiene lugar en saltos cuánticos de manera instantánea. Uno de los mayores problemas que se presentan a la hora de explicar la macroevolución biológica es que éste cambio requiere de muchos microcambios a nivel genético, es decir, muchas mutaciones. Esta dificultad ha dado lugar a las nociones de la evolución puntuada o interrumpida, los monstruos viables, y los genes neutros. Para muchos biólogos todas estas teorías quedan perfectamente integradas mediante la evolución creativa.

 

Antes de nada, detengámonos en el estudio del ojo. La evolución de una retina desde un primitivo punto sensible a la luz requiere muchos cambios coordinados, literalmente miles y miles de genes nuevos, cuyos efectos deben estar coordinados, y esto sólo en cuanto al ojo en sí; una retina reforzada por un procesamiento cerebral, ya es otro asunto. El darwinismo dice que cada variación genética debe ser seleccionada de forma individual. La probabilidad de que variaciones sencillas sean beneficiosas es ínfimamente minúscula, de hecho, es muy probable que sean dañinas. En consecuencia, hay muchas posibilidades de que la selección individual elimine la mayoría de las variaciones genéticas. Pero todavía hay muchos más asuntos al margen de los genes. Queda claro que la producción de todo el órgano requiere una programación adicional a nivel somático. La acumulación de tantas variaciones genéticas a favor de ello y tanta programación a nivel somático necesitaría mucho más tiempo que una era geológica. El salto cuántico es la única solución que tendría sentido.

 

Para ver cómo funciona a creatividad cuántica para producir saltos macroevolutivos, exploremos primero la paradoja conocida como el demonio de Maxwell, que debe su nombre al físico James Clerk Maxwell. Supongamos que un demonio quiere separar moléculas lentas de moléculas rápidas en un conjunto de moléculas que en principio tienen una mezcla aleatoria de velocidades, situación que en física se denomina equilibrio térmico. El demonio coloca una partición con una trampilla en medio de la caja de moléculas y se sienta encima de esa trampilla. Cuando el demonio ve que una molécula rápida se mueve de izquierda a derecha en la trampilla, deja que pase. Y cuando ve que una molécula lenta está lista para pasar a través de la trampilla de derecha a izquierda, deja que pase. Así lo que era una mezcla aleatoria se convierte en dos zonas con características distintas. Por tanto, mediante el truco de la trampilla el demonio ha creado orden a partir del desorden. Recordemos ahora la ley de la entropía: en los procesos naturales, la entropía o el desorden siempre aumenta o, en el mejor de los casos, permanece igual. Maxwell ideó este pequeño escenario para demostrar una posible violación de la ley de la entropía – una paradoja –. ¿Es real esta paradoja? No. Leon Brillouin resolvió la paradoja. Así, afirmó que cada vez que el demonio mira si una molécula es la correcta para atravesar la trampilla, tiene que gastar energía para conseguir esa información. El precio del uso de energía es la entropía, por lo que esta aumenta en conjunto. La creación de orden – por ejemplo, la creación de formas de vida de mayor complejidad – implica el coste de entropía.

 

Esta afirmación es defendida por los creacionistas, que se quejan de que, puesto que la evolución de la vida es una ardua batalla contra la ley de la entropía, la evolución es imposible ya que está violando la ley de la entropía. El evolucionista, por su parte, responde que no hay tal violación. Primero, porque la Tierra es un sistema abierto que recibe energía de sol para emprender la ardua batalla contra la entropía. Segundo, aunque surgen organismos, la entropía del entorno que los rodea aumenta en lugar de contrarrestar el descenso de entropía debido a la evolución de la vida. La respuesta del evolucionista parece buena, pero hay un problema. Aunque el argumento se sostiene para el mantenimiento de la vida (Schrödinger, ¿Qué es la vida?, Tusquets, Barcelona, 1984), existe una diferencia notable entre mantener y evolucionar. Para el mantenimiento, sabemos cómo funciona: cómo la biota de la Tierra absorbe energía solar y cómo también la entropía del entorno aumenta en el proceso. Para la evolución, no conocemos el cómo de ningún proceso. Así, es plausible el argumento evolucionista de que la ley de la entropía no es violada por la evolución, pero nada más. No satisface por completo. Hemos de preguntarnos si la evolución creativa proporciona una respuesta mayor respecto a la cuestión de la entropía. Cada vez son más científicos que adhieren sus teorías a un mecanismo evolutivo basado en la creatividad cuántica. En el modelo mecanicista de la creatividad que sigue la física newtoniana, la percepción creativa, es el resultado del proceso consciente mediante ensayo y error. En la creatividad cuántica, la situación se soluciona porque la percepción creativa va precedida del procesamiento inconsciente, que no necesita energía dispensadora y no aumenta la entropía.

 

En el pensamiento cuántico las mutaciones genéticas son posibilidades cuánticas (Elsasser, “Principles of a new biological theory: A summary”, Journal of theoretical biology, 1981). En el mundo cuántico, con su paisaje de potencia en cambio continuo, estas posibilidades, a menos que colapsen, interactuarán, se expandirán y se acumularán. Los biólogos que creen en una vertiente tradicional pueden desear suponer en este punto que las variaciones genéticas cuánticas colapsan por sí mismas cuando aparecen sin ayuda desde la conciencia – causalidad descendente –. No obstante, la conciencia y su poder de causalidad descendente son necesarios para que el colapso cuántico esté libre da paradojas lógicas. Cualquier variación genética presente en la posibilidad que no sea expresada en la creación de un rasgo macroscópico no llega a colapsar. La conciencia no colapsa las variaciones genéticas no expresadas – todo se compone de probabilidades cuánticas – hasta que, cuando se expresa una creación completa de ellas, se construye una nueva forma. A igual que hacemos en nuestro propio proceso creativo, la conciencia espera al momento creativo adecuado. Se trata de la idea de Kimura sobre los genes neutros traducidos al lenguaje del mundo cuántico, en el que la idea puede completarse mucho más. En el punto de vista cuántico, las variaciones genéticas sin expresar son neutras con respecto a la selección porque no son manifiestas. De igual modo, a los darwinistas se les niega ahora el uso de la idea del gen neutro como vía de escape: ya no pueden aludir al flujo genético cuando una especie se adapta de manera imperfecta al entorno. Esto no quiere decir que los flujos genéticos no estén permitidos en la evolución creativa. Se sabe que los creativos humanos dan saltos falsos, una vez que han malinterpretado a gestalt de posibilidades y dichos saltos falsos son responsables de lo que observamos como flujo genético.

 

Como Kimura, Goldschmidt también tuvo un fortuito anticipo de creatividad en la evolución cuando concibió el monstruo viable. Es difícil dar crédito a la idea de que se puede producir un monstruo viable por azar. Pero. ¿y si la forma radicalmente nueva – el monstruo viable – se produce por un procesamiento inconsciente y un salto cuántico de percepción? La idea, así, ya es creíble. Sin duda, la forma radicalmente nueva manifiesta no llega por sí sola. La pertinente plantilla vital también está a disposición del procesador inconsciente que es la conciencia cuántica/Dios. Esa plantilla proporciona una directriz aproximada de lo que se debe buscar a través del procesamiento inconsciente. Respecto al salto en sí, antes de que se pueda elegir ninguna opción la conciencia necesita que las posibilidades de macronivel se desarrollen en las posibilidades del macronivel. Por tanto, el colapso no tiene lugar en el micronivel genético. El desarrollo del genotipo micro en el genotipo macro tiene lugar primero en la posibilidad.

 

Cuando hay una coincidencia entre las posibilidades para la forma microfísica y la plantilla morfogenética de la forma, coincidencia a la que Rupert Sheldrake (Una nueva ciencia de la vida: la hipótesis de la causación formativa, Kairós, Barcelona, 2007) llama resonancia mórfica, el colapso de las ondas de posibilidad se precipita y al mismo tiempo tiene lugar un salto cuántico. Así la conciencia ha conseguido hacer una representación física – el rasgo u organismo, la forma – de la plantilla morfogenética y, junto a ella, una especie nueva o incluso un taxón más alto – no existen registros fósiles para las etapas intermedias porque no existen etapas intermedias manifiestas –. Al tratar de huir de conclusiones así, un darwinista tiende a actuar como un mago intentando crear una ilusión. En este caso, la ilusión del gradualismo.          

comentarios
  1. ivanpok dice:

    Creo que el problema de la evolución compleja y creativa tiene un elemento adicional y es la consciencia, que esta en los animales superiores como los mamìferos, las aves y los reptiles, quienes son capaces de “crear” los mecánismos adicionales que que les permitan una mejor supervivencia.

    Dicho de otro modo la “evolución creativa” puede ser una interpretación interesante de cómo los organismos de los animales superiores se adaptan a su ambiente. Sin embargop dudo mucho de que puedan ofrecernos respuestas en el caso de organismos que no pueden “crear” su medio y sus reacciones como las plantas y los animales “inferiores”

  2. jesús dice:

    Lo de que “no conocemos el cómo de ningún proceso” es muy discutible, cuando menos: conocemos montones de procesos que dan lugar a mutaciones; y podemos identificar sin ningún problema las mutaciones que han sufrido varias especies procedentes de un ancestro común, comparando sus genomas. No entiendo QUÉ MÁS es lo que dices que no conocemos. Obviamente, los detalles (o sea, el genoma específico de CADA UNO de los antepasados de un bicho, es imposible de conocer, pero eso es un obstáculo IGUAL para TODAS las explicaciones concebibles sobre la evolución, no es una dificultad para el darwinismo específicamente).
    .
    Por otro lado, has hecho caso omiso de lo que te dije sobre el “colapso de la función de onda” en una entrada anterior: la observación determina (si acaso: la mayoría de los físicos no admiten que sea la observación EN CUANTO observación, sino la interacción con un sistema de gran tamaño, sea un observador consciente o una piedra) CUÁNDO colapsa la función de onda, pero no QUÉ VALOR TOMA CUANDO COLAPSA. El papel del obervador en la evolución de un sistema cuántico es exactamente igual que el de alguien que decide QUÉ SEMANA jugar a la lotería, pero no puede afectar a qué resultado se obtiene, ni a qué distribución de probabilidades es la que subyace a la obtención de uno u otro resultado.

  3. Carmen dice:

    Jesús, la física cuántica hace años que ha demostrado que en el universo todo tiene conciencia y que la energía cósmica es Dios, aunque no el Dios de la religión propiamente si no quieres llamarlo así.

    En cuanto al darwinismo, está incapacitado para responder a muchas cuestiones sobre la evolución de las especies. También es complicado concebir que la naturaleza fue capaz de crear tales sistemas biológicos complejos, tales como el ojo, sólo por medio de unos pocos ajustes en los codones de la molécula del ADN. Todos los sistemas biológicos tales como los órganos, el sistema inmune y los sentidos son muy complejos para haber llegado a existir por mera casualidad. El problema con estos sistemas biológicos complejos es que no se desarrollaron gradualmente a lo largo de muchos prototipos, estos prototipos están totalmente ausentes en los registros fósiles.

  4. Andrés dice:

    Son cada vez más los investigadores que piensan que las mutaciones genéticas toman lugar en el estado cuántico y no en el estado clásico de la física newtoniana. Las superposiciones cuánticas de mutaciones genéticas no se manifiestan inmediatamente en el fenotipo de los organismos sino que se acumulan en el acervo genético de las especies por millones de años.

  5. Belen dice:

    La evolución creativa o cuántica explica por qué formas de vida de transición nunca se encontraron en los registros fósiles, ya que las formas de vida de transición sólo existirían virtualmente en el reino cuántico. Es sólo con saltos cuánticos que especies completamente nuevas emergen. Después de que estas nuevas especies han venido a existir, la naturaleza usa el proceso de la selección natural para seleccionar aquellos genes que están disponibles en la acervo genético de la nueva especie que mejor se ajusta al ambiente. Sin embargo, los cambios adaptables de la especie a nuevas situaciones ambientales siempre han estado disponibles en la acervo genético acumulativo. Entonces la evolución cuántica incluye al darwinismo en el sentido que cree que la selección natural es una presión que permite que las especies se adapten en el periodo de metamorfosis entre los saltos cuánticos de nuevas especies y el diseño inteligente en cuanto que hay una conciencia que programa: Dios.

  6. jesús dice:

    la física cuántica hace años que ha demostrado que en el universo todo tiene conciencia
    Permíteme que, a la vista de lo que los expertos en física cuántica afirman, yo saque más bien la conclusión de que un 0,01 % de ellos INTERPRETAN así esa teoría, lo que no es ni “demostración” ni nada que se le parezca. Lo más parecido que ha llegado a ser algo común (aunque nunca mayoritario) entre los físicos cuánticos es la “interpretación” de que el colapso de la función de onda se produce a causa de la observación de un ser consciente (aunque, como digo, hoy en día la inmensa mayoría de los físicos cuánticos no aceptan eso, sino simplemente que lo que hace colapsar la función es la interacción con un sistema lo bastante grande), pero no que la realidad cuántica CONSISTA en consciencia. Ya digo, eso es algo que dicen tres o cuatro marginales.
    .
    la energía cósmica es Dios, aunque no el Dios de la religión propiamente si no quieres llamarlo así
    Bueno, podemos dar el nombre que nos dé la gana a lo que nos dé la gana. Si uno es radicalmente materialista, y a la materia la llama “dios”, está en su derecho. Pero, en fin, tampoco es algo que la física haya “demostrado”. En cualquier caso, si piensas que sí lo ha hecho, te agradecería referencias.
    .

  7. jesús dice:

    Son cada vez más los investigadores que piensan que las mutaciones genéticas toman lugar en el estado cuántico y no en el estado clásico de la física newtoniana
    De nuevo te pido referencias, a ser posible en revistas serias, de estudios con base experimental, y no sólo con una ELUCUBRACIÓN MENTAL basada en los sueños de un intérprete de la física cuántica con pocas nociones técnicas sobre biología.
    Si eso fuera así, no sería cierto sólo de las moléculas de ADN (que, por cierto, son las más grandes del organismo), sino de todas las demás. Uno tendría una superposición de varios tipos de hemoglobina, y de cada una de las proteínas, grasas, azúcares, etc. Eso le llevaría a ser él mismo una superposición de varios caracteres (p.ej., de medir lo que mido, pero también de medir 30 cm más; de tener los ojos azules, y también marrones; o podría un comentarista de los blogs ser la superposición de varios comentaristas a la vez, como parece que ocurre aquí).
    De hecho, si eso fuera cierto, sería imposible hacer algo así como “análisis genéticos” (que son ya, con perdón, el pan nuestro de cada día), pues no estaría determinado qué genes son los que tienes.
    .
    Y, de nuevo, insisto en que el “colapso” de la función de onda es ALEATORIO. La observación (o el suceso que sea, que conlleva dicho colapso) no puede determinar QUÉ valor, de los que hay superpuestos en la función de onda, es el que va a realizarse (eso lo determina la función de acuerdo con su probabilidad asociada), sino sólo CUÁNDO ocurre. Por lo que el que las mutaciones siguieran un proceso cuántico en vez de clásico sería AÚN más letal para la interpretación según la cual el proceso evolutivo está “dirigido”.

  8. jesús dice:

    las formas de vida de transición sólo existirían virtualmente en el reino cuántico
    Ya, pero de lo que querría que te dieras cuenta es que la ÚNICA forma de contrastar eso empíricamente es comprobar que, a veces, al pasar de una generación a la siguiente el hijo es de una especie distinta, sin “formas de transición” (y luego, si acaso, interpretaremos que las “formas de transición” han estado “virtualmente” en el genoma del padre, el abuelo, el tatarabuelo…).
    Si NUNCA observamos un “salto” así (con todos los MILES DE BILLONES de hijos que nacen cada año en la naturaleza), la conclusión es que los “saltos” no suceden de esa manera. En comparación con esos MILES DE BILLONES de datos, que son los nacimientos anuales, los escasísimos fósiles, que no suelen ser descendientes directos unos de otros (salvo cuando encontramos una madre con el feto dentro, p.ej.; en cuyo caso TAMPOCO hemos encontrado nunca un “salto de especies”), los datos de los fósiles, digo, son INÚTILES para contrastar la hipótesis del “salto cuántico”.
    .
    .
    hay una conciencia que programa: Dios
    .
    Insisto: esto es INCOMPATIBLE con la interpretación de que las mutaciones son “saltos cuánticos”, pues éstos son INTRÍNSECAMENTE aleatorios e improgramables.

  9. jesús dice:

    Me parece, Joan, que has caído en la típica confusión:
    “X es incomprensible,
    la mecánica cuántica es incomprensible,
    por lo tanto, X tiene una relación profunda con la mecánica cuántica”

  10. Poder de la vara dice:

    El evolucionismo cuántico es la reivindicación del lamarckismo frente a las especies favorecidas de Darwin. Es decir, no hay azar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s