Lógica (VI)

Publicado: 20 enero, 2010 en Lógica

El universal puede considerarse de dos modos: en su contenido real, es decir en sí mismo, o en cuanto concepto universal, desde un punto de vista lógico. El primero es el universal metafísico y es el que utilizamos cuando conocemos las cosas de un modo directo a través del pensamiento abstracto. El segundo es el universal lógico y corresponde a la consideración reflexiva sobre nuestras nociones, en la que se descubren las propiedades que la esencia abstraída adquiere según su ser en la mente, y que de ningún modo se pueden atribuir al singular.

Los universales expresan la naturaleza real de las cosas, pero su carácter de universalidad procede de la mente, existen sólo en el pensamiento. La naturaleza real existe en las cosas singulares. En el ente concreto la esencia está individualizada, multiplicada y unida a muchas características del individuo. Todo lo correspondiente al universal metafísico es propio del individuo concreto – si el hombre es justo, Miguel también lo es -, pero lo propio de un individuo no puede atribuirse a otro individuo ni a su esencia – si Miguel es abogado no por eso lo es Juan, ni el hombre como tal -.

Como dice Juan José Sanguineti, expresamos los singulares bajo la naturaleza común por medio de los nombres propios (Mireia, Luís), nombres que no significan conceptos singulares, sino que señalan nuestra aprehensión de la naturaleza en un sujeto individual – los nombres comunes significan la naturaleza sin determinar el sujeto concreto -.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s