Leibniz (VI)

Publicado: 28 noviembre, 2009 en Leibniz

“Cuando muchos predicados se atribuyen a un mismo sujeto y ese sujeto no se atribuye a ningún otro, se llama sustancia individual” (Discurso de metafísica). Sustancia individual es, para Leibniz, aquello que hace de sujeto de muchos predicados sin que él sea predicado de ningún otro sujeto. El predicado se atribuye al sujeto con verdad, porque, parcial o totalmente, es idéntico al sujeto, por lo que está contenido en él – en el sujeto – explícita o implícitamente. De manera que quien tuviera un conocimiento completo del sujeto conocería a priori, sin la necesidad de recurrir a la experiencia. Por esto no es de extrañar que Leibniz diga que la sustancia individual es “un ser completo” (Discurso de metafísica) del que se atribuye lo pasado, lo presente y lo futuro. Muchas otras veces Leibniz también habla de la sustancia individual como aquello que sirve de sustrato (Principios de la naturaleza y de la gracia).

 

La sustancia individual no sólo es sujeto de los predicados, sino también principio de actividad (Principios de la naturaleza y de la gracia), porque el movimiento supone el principio del movimiento, que no es sino la potencia activa. Y esta potencia activa, aunque proceda de Dios, no la ejerce Dios como creía Malebranche, sino las propias sustancias individuales – si la ejerciera Dios hablaríamos del panteísmo de Spinoza, que considera que sólo Dios es agente –. Por ello es necesario afirmar que la sustancia individual es potencia activa y que tal potencia la ejerce la sustancia individual desde sí misma (A. Robinet, Malebranche et Leibniz. París. 1955).

 

Descartes, apoyándose en el principio de la inmutabilidad divina, afirma que lo que se mantiene siempre constante es la cantidad de movimiento. Para Leibniz, en cambio, lo que siempre se mantiene constante es la cantidad de fuerza – energía cinética –. Y es que para él el movimiento, como el tiempo, no es algo real y absoluto, sino algo fenoménico y relativo, y lo único real y absoluto es la fuerza. Por tal razón, lo que se mantiene constante es la cantidad de fuerza. Por potencia activa se entiende aquella potencia que para ejercer su actividad requiere algo previo que la active, como le acontece a la voluntad, que necesita que la inteligencia le presente un bien a querer. También se llama potencia activa a aquella potencia que para ejercer su actividad no necesita la ayuda de nada previo que la active, sino sólo la eliminación de todos los obstáculos que se lo impiden, como le ocurre a un peso colgado de una cuerda, que para caer sólo necesita que lo suelten. La sustancia individual no es una sustancia activa que requiere ser activada, sino una potencia activa que únicamente necesita no ser obstaculizada. También, por ser un ente completo, ni recibe su actividad de otro ni la transmite a otro. Esta suficiencia permite decir que cada una de las sustancias individuales constituye un mundo a parte de las otras, aunque no respecto de Dios.  

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s