Vittorio Messori:“Ser creyente no significa renunciar a la razón, sino usarla al máximo”

Publicado: 8 noviembre, 2009 en Conversión, Ejemplos a seguir, Laicismo, Pensamiento, Religión

Educado en el ateismo y en el más ferviente anticristianismo, Vittorio Messori, el periodista e intelectual católico más influyente de los últimos tiempos desvela en su último libro, Por qué creo, las circunstancias y razones de su descubrimiento de la fe cuando tenía 23 años. Licenciado en Ciencias políticas por la Universidad de Turín, ha trabajado como periodista en La Stampa y en el Corriere Della Sera y ha escrito más de una veintena de libros de investigación religiosa de enorme éxito mundial, como Hipótesis sobre Jesús (más de un millón de ejemplares vendidos en Italia y superadas las veinte ediciones en todo el mundo) y Apostar por la muerte, informe sobre la fe – junto con el entonces cardenal Ratzinger, actual Romano Pontífice de la Iglesia Católica, Benedicto XVI –. También colaboró con Juan Pablo II en el célebre libro Cruzando el umbral de l esperanza.

 

Messori, quien fuera ferviente anticlerical, se reconoce un católico papista, ortodoxo y pecador. Celoso inflexible de su vida más íntima se anima ahora a contar a sus millones de lectores la conversión al cristianismo a través de una entrevista con el periodista y excelente vaticanista Andrea Tornielli. En 350 páginas encontramos el impresionante recorrido vivencial de un hombre y su encuentro racional y pragmático con la fe. Messori, lector empedernido, revela que de joven jamás creyó que en la Sagrada Escritura se pudiera encontrar recoveco alguno de verdad, aunque esa impresión acabó cayendo. Por eso afirma que “mis maestros me enseñaron a usar la razón pura, pero he descubierto que usándola, al final de la razón siempre se llega al misterio. En todos mis libros he buscado razonar. No he trabajado la predicación ni la homilía. Trato de ayudar al lector a razonar sobre la fe y al final, apostar por la veracidad de la fe.    

 

En el libro reconoce que no buscaba la fe, que era una persona que se sentía muy bien consigo mismo, con su labor profesional y que no tenía ninguna preocupación religiosa: “me bastaba la cultura laicista y racionalista. No deseaba ser católico. La fe no me ha resuelto los problemas de la vida. Al revés, me la complicó, porque no venía de una familia creyente. Estudié en una escuela laicista, me preparé para ser periodista de asuntos políticos, sociales y económicos. En mi último año de universidad tenía la vida programada y tuve que cambiar por completo el programa. A mis padres les pareció que me había vuelto loco y mis profesores se mostraron atribulados y decepcionados. Pensaban que ‘lo mío’ tendría que ver con una depresión nerviosa. ¡Cómo un discípulo de nuestro laicismo se puede hacer católico! No obstante estoy muy contento y feliz de tener problemas. Al final encontré mi sitio, pero fue duro cambiar por completo mis planes.   

 

Respecto a la reciente decisión del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo de eliminar los crucifijos en las paredes de las aulas porque su presencia puede perturbar  los niños no cristianos manifiesta que: “la decisión me entristece, pero no me escandaliza. Me entristece porque estos funcionarios no se han enterado de nada, porque la cruz desde hace mucho tiempo es más que un símbolo religioso, es un símbolo humano, de la injusticia y de la esperanza. La posición laicista sobre el crucifijo es absurda, porque la negación de las raíces cristianas de Europa es un pecado contra la historia. Sin san Benito o los Papas del medioevo no existiría Europa.

 

Respecto a la fe, considera que no hay contradicción alguna entre ella y la razón, sino que la fe supone el punto de llegada de la razón usada hasta el final. “Ser creyente no significa renunciar a la razón, sino usarla al máximo”. La razón, cuando no se usa hasta el final se torna en ideología porque niega que pueda ver algo más allá de la razón misma. Y hay cosas más allá de la razón que no están contra ella. “El cristiano no es un cretino, no es alguien que renuncia a usar la razón. El cristiano es quien usando la razón, rompe los muros del racionalismo para llegar a una realidad cierta que es más grande que nuestra propia razón”.   

comentarios
  1. Pilar dice:

    Siempre es interesante y constructivo atender a la visión de la fe de una persona conversa, porque en el fondo todos nos tenemos que convertir cada día para descubrir el valor de la vida sobrenatural. Me compraré este libro. Gracias Opus, por hablarnos de ello.

  2. Belén dice:

    El encuentro con la fe es la respuesta del hombre a su naturaleza como hijo de Dios. En los últimos años estamos viendo muchas conversiones de ateos dentro del ámbito intelectual y científico y esto es porque Dios existe y sólo Él da sentido a la vida de los hombres.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s