El hombre por su inteligencia es un ser abierto al mundo

Publicado: 28 junio, 2008 en Antropología, Ética y Moral

Lo propio del hombre es ser libre. El hombre obra como quiere después de deliberar con su inteligencia; es dueño de sus actos (morales) al no estar gobernado por sus instintos, aunque puede dejarse llevar por ellos, de ordinario se gobierna con la inteligencia y decide libremente su conducta. En cambio, en los animales los instintos actúan como complejos mecanismos psicológicos; su comportamiento es congénito, pocas veces aprendido, y nunca deciden su actuación, sino que a cada estímulo externo responden con un tipo determinado de respuesta según un patrón fijo (aunque estos pueden ser complejos).

 

La relación del animal con la realidad está gobernada por los instintos y basada en la necesidad. Al animal no le interesan las cosas en sí mismas, sino solo lo que necesita de ellas, pero esta actitud es natural, pues la función del instinto es la protección de la supervivencia: cuando se produce una necesidad el impulso del instinto es satisfacerla. Por su parte el hombre puede liberarse de los instintos gracias a la inteligencia. Cuando la inteligencia no se desarrolla el comportamiento humano es muy parecido al del animal. El comportamiento de los niños pequeños está dominado por los instintos y su relación con el medio se reduce básicamente a satisfacer sus necesidades. Pero en el momento en que empieza a desarrollar la inteligencia el niño cambia su relación utilitarista con la realidad y pasa a conocerla objetivamente y descubre la existencia de cosas al margen de que le interesen.

 

El desarrollo de la inteligencia permite conocer las cosas tal y como son y conocerse a sí mismo en relación a los demás. Con la inteligencia el ser humano elimina el ‘yocentrismo’ innato del animal, puede conocer la verdad de las cosas y contemplar su belleza. Por eso el “hombre es un ser descentrado”, es decir, no está centrado en sí mismo, sino que puede poner el centro de su atención en la realidad circundante, así como ponerse en la situación de las cosas.

comentarios
  1. Alfonso Luis dice:

    Libertad que sólo puede residir en la profunda y ontológica realidad espiritual del ser integral humano. El hombre, diría Ramaón Lucas, espíritu encarnado.

    Creo que es la realidad espiritual la que conforma la verdadera esencia humana de la persona. El acto intelectivo le permite al ser humano conocer y, sobre todo, darse a conocer. A través de la inteligencia expresamos lo que somos, exteriorizamos nuestro intimo y espiritual existir al que nadie, salvo Dios y nosotros mismos, tiene acceso en nuestro devenir temporal.

  2. opusdiaboli dice:

    Hola Alfonso Luis. Gracias por el comentario. Suscribo tu comentario. Nos vemos.

  3. tatiana dice:

    Tiene una página excelente, le felicito. Siga así está página tiene todo la información que una necesita, super chebere!!!!! felicitaciones!!!!!!

  4. opusprima dice:

    Saludos Tatiana, muchas gracias por comentar.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s