Reduccionismo psicológico (III)

Publicado: 21 mayo, 2008 en Filosofía, Religión

La noción de Jung sobre la religión aparece en transformación y símbolos de la libido, Psicología y religión y en Respuesta a Job. Es preciso mencionar que respecto de la psique humana, Jung distingue en el interior del individuo el cuerpo y el alma. La persona se forma por las actitudes que el ‘yo’ asume del exterior. En cambio, el alma es el mundo interior y particular de cada sujeto individual. A la vez, esta interioridad se divide en psique femenina (mujer) y animus (varón). En sí, el alma es una realidad psíquica inconsciente que se fundamenta en la libido. A diferencia de su maestro, la libido no es una pulsión de origen sexual, sino más bien una energía primaria que se identifica con el alma misma y que puede orientarse hacia distintas direcciones.

 

El alma, entendida pues como una realidad psíquica, es el resultado de la copresencia e interacción de un doble inconsciente: el individual y el colectivo. El primero se forma por el conjunto de impresiones, sugestiones y vivencias experimentadas por cada persona. El segundo es el resultado de innumerables experiencias realizadas por la humanidad a lo largo de la historia. Todas estas experiencias van sedimentándose y originan unos estímulos inconscientes que son una especie de depósito heredado que influye de manera muy determinante en la vida interior del ‘yo’. Por esta razón, Jung considera que la psique humana no es una tabula rasa como dice Hume, sino que en ella están impresas las representaciones colectivas hereditarias, los ‘arquetipos’, que emergen a la conciencia en forma de símbolos o imágenes ideales originarias.

 

Con esto presente, el hecho religioso se interpreta a partir de tres afirmaciones complementarias: la religión, la realidad divina y las diversas religiones históricas. La religiosidad es vista como una dimensión connatural del alma humana. La idea de Dios se identifica con la imagen idealizada del ‘yo’, que refleja el modo de sentir más elevado que desde siempre ha tenido la humanidad de sí misma. No obstante repecto a la idea de Dios Jung es bastante ambiguo. En ocasiones sostiene que el método de la psicología no puede sacar conclusiones sobre el valor objetivo de la existencia de Dios y, con ello, del significado último del hecho religioso. Sin embargo, en ocasiones, considera que la experiencia religiosa se reduce a ser una expresión de la interioridad psíquica del hombre. En cuanto a las religiones históricas son el resultado de la proyección de las riquezas del ‘yo’ en un sujeto distinto y que esta proyección debe ser desmentida mediante la des-proyección, ya que las religiones son una alienación.     

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s