¿Si no aplicamos la pena de muerte a los violadores porqué si al fruto de la violación?

Publicado: 19 marzo, 2012 en Aborto, Derechos humanos

 

El mundo, supuestamente civilizado, se horroriza cuando se anuncia la ejecución de un condenado porque se trata, sin duda, de un acto sanguinario. Ante la pena capital surge casi siempre, por fortuna, una gigantesca ola de indignación moral. Sin embargo, no hay unanimidad a la hora de defender el carácter absoluto de la vida humana y sí mucha incoherencia: pocos países se atreven a castigar con la pena capital a quien comete una agresión sexual pero sí son muchos, en cambio, quienes condenan a muerte al inocente nonato fruto de tal violación; respondiendo, así, a un mal con otro mal. Argentina se suma, ahora, a la ristra de Estados que no considera punible el aborto en caso de violación.

¿La humanidad progresa en humanitarismo cuando deroga la pena de muerte pero, al mismo tiempo, reclama el aborto no punible en determinados casos? La pena capital podría entenderse como el derecho a la legítima defensa contra la agresión injusta siempre que no existan otros medios, siempre preferentes y preferibles, para defender la seguridad de una nación. No obstante, el aborto nunca puede entenderse ni aceptarse por sentido común como un medio de legítima defensa. El ser humano, mediante la razón, siente el impulso natural de hacer el bien y de evitar el mal, pues esta ley natural resuena en su conciencia; sin embargo, ya que el hombre es libre puede elegir entre el bien y el mal y optará por este último cuando más alejado esté de Dios y cuando menor sea su libertad moral.

La pena de muerte es un fracaso de la humanidad, el aborto también. Terminar con la vida de un ser humano, en cualquiera de sus estadios, no debería ser una capacidad humana; sin embargo, el hombre puede decidir, porque lo hace, quién vive y quién muere. Que una persona pueda decidir la muerte de otra refleja nuestra degradación moral y antropológica, una degradación que manda al traste los derechos humanos en cuanto que su fundamento, la vida – la dignidad – de la persona, no es entendida como un absoluto que hay que reconocer y respetar, sino que se interpreta en función de determinados intereses que nada tienen que ver con el bien de la persona y el bien común.        

Los derechos proceden de la dignidad misma del ser humano y están basados y plasmados en la naturaleza trascendente de la persona, que permite a los hombres alcanzar su plenitud existencial. Sin embargo, hoy se encuentran secuestrados por intereses ideológicos que en muchas ocasiones revierten su carácter absoluto despojando a la persona de su dignidad con la legitimación, como supuesto derecho, del aborto y de la eutanasia. Así, ante este relativismo, en la Europa democrática no existe la pena capital pero el aborto, en cambio, supone la primera causa de mortalidad por delante del suicidio, de los accidentes de tráfico y de las enfermedades cardiovasculares.  

En un Estado reina la deshumanización y la barbarie cuando el aborto supone un derecho y no un atentado contra el mismo en cuanto que viola su fundamento, la vida humana. La vida, en efecto, es el antes lógico y ontológico para la existencia y especificación de los demás derechos porque sin ella no pueden darse ni conferirse los valores que de ella emanan. En este sentido no cabe ningún consenso ni ninguna negociación sino sólo el reconocimiento absoluto de la vida, en cuanto que la persona es un fin en sí misma y no un medio que puede desearse o no.    

About these ads
Comentarios
  1. Diego dice:

    Hola. Respecto a la pena capital tengo entendido que Los sanitarios no pueden, por el código de ética profesional internacional, participar en la ejecución cuando ésta se realiza por medios médicos como es el caso de la inyección letal; pudiendo sólo actuar como forenses, para certificar que el condenado ha fallecido. Sin embargo, les obligamos a participar en abortos. Curiosa esta hipocresía y esta incoherencia que bien haces en señalar. Suscribo de cabo a rabo cuanto dices en esta entrada. Muchas gracias por persistir aunque sea como batallar contra una pared.

  2. Araceli S. dice:

    Coincido con lo que dices.

    “Se dice, por parte de los defensores del aborto, que el resultado de la concepción no sería de inmediato un ser humano, sino sólo a partir de un momento determinado posterior. ¿Qué momento sublime y misterioso es aquél? Parece algo que sólo la ley —curiosamente— está en condiciones de resolver, justificada por ciertos veredictos “científicos” altamente cuestionables. El punto es que, cualquiera sea la fecha en que “surge” un ser humano —diríamos que por una inexplicable “generación espontánea”—, la frontera entre lo “humano” y lo “prehumano” —sin saber en definitiva qué es esto último— resulta una arbitrariedad absoluta e indesmentible. A este respecto surgen dos problemas.
    El primero es el fundamento de la fecha fronteriza, sea tal o cual. Recalcando nuevamente que siempre se trata de una arbitrariedad, pareciera imponerse la idea de que sería a partir del día 14° que el producto de la concepción se transformaría en un ser humano, debido a tener ya visible o identificable el sistema nervioso. Pero tal como esta “justificación”, cabe cualquier otra, igualmente removible. Pendería así de un elemento muy frágil y cambiante el momento en que se empieza a ser sujeto de derechos: el acuerdo manifestado a través de la ley. Curioso que sea precisamente la ley la que graciosamente “con- ceda” la calidad de persona, siendo que los Derechos Humanos justamente pretenden imponerse o estar por encima de ella con el fin de evitar sus posibles arbitrariedades. Es decir, nos encontramos frente a una situación circular, en que aquello que existe y se invoca para proteger de la ley abusiva —los Derechos Humanos— tiene su punto de nacimiento en esa misma ley. Así, entonces, ¿quién está realmente a un nivel más alto? El asunto es importante porque, con igual facilidad, podría esa misma ley convertirse en el “certificado de defunción” de los Derechos Humanos, como en el caso de la eutanasia”.
    Revista arbil

  3. Mauge dice:

    Gracias por esta entrada, Joan. Interesantes los comentarios de los testimonios del vídeo: “Recuerdo perfectamente el día en el cual decidí que tendría mi hijo y creo que fue la primera vez que sonreí en tres meses” y “En ese momento de mi vida cuando había tantas cosas mal era bueno tener una bien”.

  4. Saludos Mauge, Araceli y Diego por vuestros comentarios.

  5. Anabel dice:

    Por qué este mundo es tan surrealista que el título de esta entrada – una sencilla y brillante pregunta – no incita a la reflexión.

  6. Saludos Anabel. Por todo lo dicho en la entrada, lamentablemente. Gracias por comentar.

  7. yesid. dice:

    Debemos trabajar fuertemente en la formación moral de la persona

  8. Saludos Yesid. Es importante formar bien a las personas, desde luego, empezando primero por una correcta antropología que enseñe qué es el ser humano. Gracias por comentar.

  9. Serrano dice:

    Leo algo en La Vanguardia que me hace pensar: “Como los nazis al gasear: se persuadían de matar a ratas, no a personas. Despersonalizas a tu víctima para no sentirte mal. Lo grave de un crimen no es no tener algo (personal) contra la víctima, sino no tener nada (impersonal) a su favor”.

    http://www.lavanguardia.com/lacontra/20120320/54271023318/aurelio-arteta-respeto-ideas-personas.html

  10. Porque no pensamos en el OTRO y en sus derechos.

  11. Andrés dice:

    El aborto no remedia nada, ya que la violación no puede dejar de haber existido, y el hijo fruto de la violación es completamente inocente. El abortar por causa de violación no tiene nada que ver con la ética, porque no es una actitud moral el tratar de compensar una injusticia con otra injusticia. Muy buen artículo, Joan.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s