La verdad ontológica (I)

Publicado: 19 febrero, 2011 en Filosofía, Metafísica, Pensamiento

¿La filosofía es simple especulación? ¿El ser del hombre es una abstracta indeterminación: nada? Cuando el entendimiento reflexiona sobre el hombre descubre, de inmediato, su ser. Se descubre como lo que es, una naturaleza ontológica abierta al conocimiento de toda la realidad, que es, en definitiva, el conjunto de sus posibilidades. La nada y el sin sentido desaparecen: el hombre es – porque se descubre – existencia. La dignidad, la libertad o la trascendencia son circunstancias de esta existencia, es decir, el hombre es existencia pero también es proyecto en el tiempo: es ser y deber ser. En este punto en concreto en el que nos situamos coincido con Heidegger (Ser y tiempo): la persona es trascendencia, siempre va más allá, sin embargo no coincido en marcar el horizonte del hombre en este mundo, en la muerte.

Me niego a la abdicación de alcanzar la verdad absoluta porque hacerlo es ir en contra de la misma naturaleza humana, abierta al conocimiento de toda la realidad. Decir que no hay ninguna verdad última no puede ser la última palabra de nuestra reflexión, de lo contrario hay que aceptar lo que sabemos que no es cierto, aquello de que el hombre no-es. También sabemos que para muchos la renuncia a la verdad hunde sus raíces en la negación de Dios. Pero qué alto precio pagamos por ello, pues la ontología de la existencia humana descubre claramente que el ser del hombre es trascendente. No podemos renunciar a nuestro ser y, con ello, al fundamento de la verdad porque el sentido del primero se encuentra en la segunda. Así, la cuestión del hombre es la cuestión de la verdad y, posiblemente, la cuestión de Dios.

Conocemos el ser en el hombre, y este ejercicio es ya una revelación de la verdad que nos ofrece dos claves importantes: la primera, hay ser porque hay verdad; la segunda, el ser se encuentra en el hombre, pero no en sí mismo sino por participación. De esta revelación de la verdad el Aquinate armará sus cinco vías o pruebas de la existencia de Dios. Sin embargo, lo importante no son las pruebas, sino el hecho de que la existencia demuestra que el acto de ser del hombre es contingente, es decir, que recibe el ser por causa de otro, ¿quizá Dios? Llegados a este punto apreciamos que el ser nos desvela su trascendencia, que obra por un fin que no es otro que alcanzar su perfección o plenitud, y no de una manera azarosa sino a través de una orientación: el bien y la verdad que constituyen la posibilidad interna de su ser. Por tanto, observamos de nuevo que la cuestión de la verdad es la cuestión del ser, es decir, la verdad ontológica del ser humano nos conduce y nos revela también la Verdad del Ser mismo, ¿la del Ser de Dios?

Ya que la verdad es la posibilidad interna de todo ser participado, es decir aquello por lo que todo ser es, será correcto hablar de una verdad ontológica que, en último término, es el fundamento de toda verdad. Una verdad ante todo necesaria pues todo ente la requiere para ser. El hombre es existencia y es ser. Como existencia se halla en la historia, pero como ser la trasciende, de aquí la importancia de alcanzar la verdad del Ser, ¿Dios? Todo apunta que es así, que la cuestión última es Dios: “Sólo a partir de la Verdad del Ser puede ser pensada la esencia de lo Sagrado. Sólo a partir de la esencia de lo Sagrado puede pensarse la esencia de la Divinidad. Sólo a la luz de le esencia de la Divinidad se puede pensar y decir lo que la palabra “Dios” debe nombrar” (Martin Heidegger, Carta sobre el humanismo, Alianza Editorial, Madrid, 2000).     

About these ads
Comentarios
  1. [...] moral como conducta de la vida humana (I)EL PAÍS y sor Verónica. Periodismo y manipulaciónLa verdad ontológica (I)Entrevista a Hans Georg Gadamer sobre [...]

  2. Juan dice:

    Joan, voy leyendo tus interesantes posts y quisiera que conocieras mi blog “cosmovisionesenverso.blogspot.com” en donde recojo diferentes cosmovisiones expresadas en verso. Está abierto a toda composición en verso que plasme una cosmovisió, como indica su encabezamiento.
    Me gustaría tus aportaciones.
    Un saludo y adelante.
    juan bosch

  3. Lic. Alfonso Germán Arreola dice:

    “El Big Bang, la vida, la inteligencia y el amor, son producto del azar y de la evolución”

    Si recortaramos cada una de las letras que componen esa frase, y las arrojaramos al aire, pasarían miles de millones de años y no creo que se volviera a formar.

    Tal vez, se juntara alguna palabra, o que apareciera “roma” en vez de amor o “raza” en vez de azar etc. pero dudo que alguna vez se formara “por azar” o por una evolución sin causa esa frase.

    La forma en que se combinan los elementos (Casi el doble en número de los que hay en esa frase) de la Naturaleza, no podrían “por azar” dar lugar a una evolución como la que se ha dado y cuya existencia (Al igual que la del amor, el arcoiris y la cretividad) cualquiera puede ver.

    Lo que ha causado problemas, es querer “representar” a Dios.

    Si nos damos cuenta de lo anterior, empezaremos a cambiar de una manera positiva y contribuiremos a que la evolución se traduzca en un verdadero Bienestar Común y que, (Independientemente de que haya o no un paraíso o un infirno despues de la muerte,)

    Si usamos la inteligencia para convivir, podemos forjar uno aquí en la Tierra, y vivir en un paraíso que puede ser el primer paso para el del “más allá” si es que existe, o disfrutar de éste sin tantos sufrimientos, guerras y violencia y morir tranquilos.

    Nadie puede dudar del “Acto y Potencia” de que habló Aristóteles, si ha visto que un piñon sembrado en el lugar adecuado, hecha raices, y de su tranco salen ramas y se forma un Pino que dá muchas semillas como la que lo generó y que nadie sabe cuál fué la primera y porque hay bosques, peces, plantas, animales de distintas especies y un ser capaz, no sólo de pensar y sentir, sino de transformar su entorno en vez de destruirlo.

    Hay mucho que agregar, pero con meditar un poco lo anterior y comentar de manera positiva, sabremos si la Filosofía es “simple especulación” o no.
    Saludos
    Lic. Alfonso Germán Arreola

  4. [...] Sin duda, el hombre es un ser excepcional que ocupa un puesto privilegiado en el mundo porque no pertenece propiamente a la naturaleza como acontece con los animales. En este sentido ese chico tiene razón, el hombre no sólo es un ser biológico sino que tiene una segunda naturaleza, la cultura, el conocimiento. Ya lo hemos dicho muchas veces que el hombre es un ser abierto a la verdad capaz de contemplar el universo y de reflexionar sobre ello y sobre sí mismo; de ahí que sea un animal admirable (Pico Della Mirandola) que va mucho más allá de ser un milagro químico que sueña: el hombre es el único capaz de autodeterminarse, es trascendencia.     [...]

  5. [...] que es o debe ser una creencia con sentido común. Al respecto he escrito dos entradas sobre la verdad ontológica que sería necesario recordar para entender esta interesante reflexión sobre el [...]

  6. Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dice:

    Ya escribí varias veces, que me siento parte de Dios, al igual que una gota es parte del Mar.
    Ese darnos cuenta de que podemos cambiar hábitos y transformar vicios en virtudes y piedras en catedrales o viviendas; que podemos Amar y ser felices, que podemos unirnos y trabajar para producir e intercambiar bienes y servicios, es un milagro que debemos disfrutar y agradecer.
    Cada vez hay mas personas en el mundo que están “despertando” y que se dan cuenta que no todo es temor y violencia y que pensar de manera positiva, nos hace ver que ningún humano es ni puede ser perfecto; pero que todos podemos tratar de ser mejores.

  7. Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dice:

    Una sociedad que, en todos sus niveles, quiere positivamente estar al servicio del ser humano es aquella que se propone como meta prioritaria el bienestar común, La búsqueda de manera práctica y no sólo ideal, de ese bienestar, ya se encuentra en muchas formas de la vida social existentes.. Los servicios esenciales para las personas (Son: alimentación, habitación, trabajo, educación y acceso al transporte, salud, informacion y tutela de la libertad)

  8. Lic. Alfonso Germán Arreola Trejo dice:

    La verdad, sin mentiras intencionadas o errores motivados por la ignorancia, responde a una verdadera necesidad social, dado que en el panorama mundial se comprueba una influencia y dominio casi absolutos de las creencias religiosas en las grandes multitudes de todos los pueblos, con toda la cauda de aberraciones, belicosidades, ignorancia.
    Autoridad, antigüedad y número, no siempre favorecen el desarrollo de la inteligencia y las múltiples creencias religiosas que existen en Arabia, Egipto, China, Roma, Judea, Nueva Zelanda, Francia, Inglaterra etc. impiden en lugar de reforzar, el respeto y el apego de las personas de distintos países. Muchos “usos y costumbres” son negativos, y pueden y deben evitarse. (Confianza, respeto recíproco, y significados unívocos, garantizan la convivencia) DARNOS CUENTA que podemos producir, intercambiar y obtener bienes y servicios útiles para todos, es saber lo suficiente de cómo funciona la naturaleza, para usar sus productos sin contaminarla. Cuando somos íntegros, somos totales, y no nos separamos de los demás sin motivo y razón suficientes. Así es como las correctas relaciones humanas, son armónicas.

  9. agerman dice:

    La felicidad individual se funda en la convicción de que el bienestar propio sólo se realiza si se funda en el bienestar de todos, y en que la libertad responsable, se extiende con la libertad responsable del otro, y los intereses personales no son incompatibles con los intereses de los demás, Una sociedad sin clases, acaba con la violencia, directa o encubierta, y hace posible acabar con esas inconveniencias. Por eso, la educación y la tecnología deben ser para buscar caminos alternativos a la organización social para una vida más provechosa. La sociedad necesita ser dividida en núcleos menores que los actuales, siempre que sea posible, para que los conglomerados adquieran una dimensión más natural y puedan ser dirigidos directamente por la misma gente que los integra. Los grupos pequeños trabajan juntos de forma más eficaz, y son capaces de coordinarse mejor con otros conjuntos laborales parecidos.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s