“Ética” de Max Scheler

Publicado: 1 mayo, 2009 en Ética y Moral, Recomendación, Scheler

scheler

Bajo el título de Ética se reúne la traducción de la obra principal de Max Scheler, El formalismo en la ética y la Ética material de los valores. Esta obra se gestó años antes de la Primera Guerra Mundial. En ella se encuentran tanto las lecciones de ética impartidas hasta 1910 en las universidades de Jena y de Múnich, así como en el círculo filosófico reunido en Gotinga en torno a Husserl, el fundador de la fenomenología – ciencia de la filosofía que estudia la relación que hay entre los hechos y el ámbito en el que se hace presente (la conciencia) –.

 

Lo que se da al hombre en su experiencia de la realidad no son los aspectos sensibles de las cosas, sino sus esencias y el entramado de relaciones esenciales que se dan entre ellas, cuyo conjunto constituye el oculto sentido del mundo. Y este misterioso territorio eidético sólo se descubre progresivamente al intuir del hombre en los objetos de ciertas vivencias suyas, tanto de naturaleza representativa como emocional, según sostiene el autor. Quizás el mayor descubrimiento de Scheler es el de que ciertos tipos de sentimientos dotados de objeto le procuran al hombre el acceso una peculiar clase de esencias y relaciones de esencia que constituyen un nuevo continente ontológico: el reino de lo valores. Este reino presenta una naturaleza y un orden muy preciso e irreductible: “El corazón posee algo estrictamente análogo a la lógica, sin embargo no coincide con la lógica del entendimiento. Hay leyes en él inscritas que responden al plan según el cual está edificando el mundo en tanto que mundo de valores… Existe un orden del corazón, una lógica del corazón, una matemática del corazón, tan rigurosa, tan objetiva, tan absoluta e inquebrantable como las proposiciones y consecuencias de la lógica deductiva” (Xavier Zubiri, Max Scheler,Ordo amoris).

 

Kant no veía posible más que una ética compuesta por principios meramente formales, el imperativo categórico, es decir, obrar por principios prácticos subjetivos o máximas simplemente capaces de universalidad. Scheler acoge la crítica kantiana de la ética de bienes y de fines, pero rechaza también toda ética formal. Para Scheler si cabe una ética material, aunque no de bienes y de fines, sino de valores: “Hay auténticas y verdaderas cualidades de valor que representan un dominio propio de objetos, los cuales tienen sus particulares relaciones y conexiones, y que, ya como cualidades de valor, pueden ser, por ejemplo, más alta y más bajas, etc. Pero, si tal es el caso, puede también haber entre ellas un orden y una jerarquía, independientes de la existencia de un mundo de bienes en el cual se manifiesten, y también independientes del movimiento y las modificaciones que ese mundo de los bienes sufra a través de la historia y, para cuya experiencia, aquellos son a priori” (El formalismo en la ética). Así, este libro no es propiamente una ética de los valores, sino una fundamentación de la ética en una teoría de los valores para hacer de la ética un saber verdaderamente fundado.

About these ads
Comentarios
  1. alvaro dice:

    Yo si creo que hay una moral, no basada en fenomenologia ni solo en conciencias, es algo escrito, objetivamente, en nuestro ser. Es como las instrucciones que se han escrito en nuestro “aparato” para que funcione. pero la libertad, la autoimplicación subordinada al ser, hace que se escondan, se ensucien, se justifique el ser en si mismo, y pierda no valores sino algo más esencial, la verdad. En ese juego de descubrir la verdad y aplicarla está la vida, pero la vida no es la moral. Hay una frase que encierra algo todo esto: o te complicas la vida o la vida te complicará. Coimplicación, es decir, ejercer libremente la verdad que ya está en tí desde que eres.

  2. Giovanna dice:

    Hola. Interesante entrada. Felicidades por el blog. Entraré más veces.

  3. La ética de Max Scheler es ardua, de difícil acceso, pero vale la pena incursionar en ella, porque tiene semillas de verdad. Si hoy en día ha caído en el olvido, no es más ni menos que porque la filosofía, académicamente hablando, está pasando por su peor momento.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s