La hermenéutica de la sospecha en Nietzsche (I)

Publicado: 15 febrero, 2009 en Nietzsche

La hermenéutica de la sospecha de Nietzsche desenmascara los falsos valores. Desvela y reconoce de forma más o menos nihilista los múltiples fondos ocultos tras la metáfora. Con la hermenéutica – transformada en semiótica – el sujeto metafísico encarna la propia voluntad de poder en la voluntad de interpretar. La hermenéutica de la sospecha – aunque con mayor intensidad el Deconstruccionismo – declara que la identidad y las intenciones originales de un texto son irrelevantes para la interpretación del texto, pues ninguna interpretación puede considerarse únicamente verdadera. Todas las interpretaciones poseen el mismo valor o carecen de él. Nietzsche, Marx, Freud, Dilthey, Gadamer, Heidegger, Derrida y muchos otros abordan los textos para desenmascarar la supuesta verdad absoluta y lo que hay detrás de ella entendiendo que el lenguaje es el estanque del poder y detrás de ese poder está la posibilidad de desentrañar la autoridad del lenguaje.

 

La hermenéutica de la sospecha es constante en la obra de Nietzsche y la hallamos en: Humano, demasiado humano (1878), Aurora (1881), La gaya ciencia (1882), La genealogía del mal (1887), El crepúsculo de los dioses (1888), Dionisos contra el crucificado (1888) y El anticristo (1888). Para Nietzsche son sospechosas todas aquellas actitudes humanas que aceptan una realidad en sí, en especial la religiosa, ya sea la admisión de la divinidad, ya sea la admisión de la moral, pues ésta sostiene la existencia de la primera. También es sospechosa la admisión de idealismos realistas como el platonismo.

 

Empecemos por la que es, para Nietzsche, la más dudosa de las actitudes: la religiosa. Es sospechosa porque lleva consigo algo que es contrario a la voluntad de poder, el sentimiento de dependencia. También es sospechosa la actitud religiosa porque afirma el juicio divino sobre el hombre, es decir, es contraria a la idea de superhombre. La religión para el autor de Ecce Homo es propia de individuos de menguada voluntad, porque la sumisión y la humildad a Dios son falsas virtudes que contradicen la natural tendencia a la voluntad de poder. Estas virtudes religiosas son en realidad un enmascaramiento ya que en sí no pueden ser sinceras.

 

Leonardo Polo indica que la valoración de Nietzsche de la humildad cristiana es un fallo en su planteamiento. En el plano trascendental, que es donde se mueve Nietzsche cuando habla de eterno retorno, la humildad es inseparable del amor, pues sin ella no hay ninguna virtud que lo sea. Y Nietzsche, convendremos, siempre habla de amor cuando se refiere a la eternidad, que es una de las propiedades del eterno retorno. La humildad es intrínseca a la coexistencia trascendental, pues sin ella no hay posibilidad de alcanzar la verdad, que es lo que pretende el propio filósofo de la sospecha. Así, sin humildad, el amor de Nietzsche hacia la eternidad no es suficientemente profundo y, por tanto, la persona que trata de alcanzar la verdad y de amar se halla asistido por una energía superior a la voluntad de poder.

 

La obra que mejor expone el ateísmo nietzscheano es Así hablo Zaratustra, donde Dios es eliminado mediante la intención realizadora: el superhombre. “Muertos están todos los dioses. Sea alguna vez, en el gran mediodía, nuestra última voluntad: que viva el superhombre” (Así hablo Zaratustra, 123). Esta pasional confesión de ateísmo se encuentra manifestada en el pasaje Las islas afortunadas que para Mircea Eliade representan el paraíso terrenal – donde canta las excelencias de la vida – Dionisos –. Si abrimos La gaya ciencia encontramos en el aforismo 353 una disertación sobre el origen de las religiones y sus fundadores, los más importantes según el autor son Cristo, Pablo y Buda – también habla de ellos en El anticristo –. El objeto de estos personajes no es otro que controlar la voluntad para que las mentes no atiendan a la realidad material.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s